El despegue de los aviones se pueden eficientar con un algoritmo del MIT

aviones-despegando

Volar es una de las formas de transportarse más eficientes que existen. Pero todo el ritual previo para poder subirse a un avión requiere que pierdas tiempo. Hay que llegar varias horas antes al aeropuerto para no pasar un susto. Y si crees que cuando te subes al avión ya has pasado la peor parte, es muy posible que aún falte un buen rato para despegar.

Las demoras en pista también son muy comunes. Los factores que impiden que un avión despegue inmediatamente es abordado son varios. Pero ahora un equipo de científicos ha desarrollado un algoritmo para eficientar los tiempos de los aviones en pista. La idea es que las largas colas de despegue se ven reducidas, lo que beneficiaría a todos.

Acelerando el proceso de despegue

La investigación para desarrollar el algoritmo mencionado es obra de científicos del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT). Lo primero que tuvieron que hacer fue identificar los factores que retrasan el despegue del avión una vez que los pasajeros han abordado. Una vez hecho el análisis inicial procedieron a desarrollar el algoritmo.

La idea es que el algoritmo tome en cuenta la mayoría de factores posibles, para así presentar mayor certeza. Dentro de los múltiples factores que retrasan los despegues los principales son dos. El primero es el estado meteorológico,  tanto actual y como el esperado a corto plazo. El segundo es el tráfico actual en la pista actual y el tráfico previsto a corto plazo.

¿Cómo funciona el algoritmo creado?

El algoritmo desarrollado por los investigadores se ha integrado en un software con una interfaz adecuada para los controladores de vuelo. Dicho software se divide en dos modelos. Uno calcula el tiempo que tarda un avión desde la puerta de embarque hasta la pista de despegue. Otro calcula el tiempo desde que el avión llega a la pista hasta que despega.

Cada modelo ajusta por separado el tiempo que le corresponde en dependencia de los diversos factores estudiados por los investigadores. Así los controladores de vuelo pueden tener mayor visibilidad de lo que está ocurriendo con los aviones que tienen a su cargo. Y la idea es que con esta información los controladores de vuelo aumenten su control sobre las operaciones.

Los momentos óptimos son la clave

Con el uso de esta información los controladores de vuelo podrán determinar el momento adecuado para permitir cualquier movimiento. Podrán conocer con anticipación cual es el mejor momento para enviar un avión a la pista. Y el mejor momento será aquel en el que existan menos posibilidades de generar un atasco.

Además, al conocer los tiempos óptimos con anticipación los aviones podrán ahorrar una cantidad importante de combustible. Esto porque los motores de los aviones se podrían encender momentos solo poco antes de empezar a moverse. De esta manera no permanecerían encendidos minutos innecesarios.

Más información:

About the Author

Olmo Axayacatl
Me gusta leer y escribir sobre temas diversos.