Las ciudades conectadas serán necesarias para un futuro mejor

ciudades-conectadas

Las ciudades conectadas serán parte del futuro, y ya estamos comenzando a ver los primeros intentos. En este tipo de ciudades todos los elementos estarán conectados en tiempo real. Con elementos me refiero a todos tipo de edificaciones y vehículos, pero también personas, dispositivos y sistemas. La intercomunicación total tendrá como objetivo la eficiencia máxima del uso de los recursos. Sin embargo, su implementación total llevará varias décadas, por la complejidad que implica.

¿Cómo será una ciudad conectada?

Definir con precisión como serán las ciudades conectadas es complicado. Si bien tenemos las ideas principales bien fundamentadas, el cómo se hará es lo que quizá modifiqué las ideas iniciales. Lo que está seguro es que una ciudad conectada será un ecosistema complejo, donde habrá miles de millones de fuentes de información. Y toda esta información tendrá que ser procesada para ser utilizada.

Pero las ciudades conectadas van más allá de que las cosas se comuniquen entre sí. Aunque sea lo primero que se nos viene a la mente al hablar del tema. En teoría una ciudad conectada estaría repleta de todo tipo de tecnología cuya finalidad será hacer más eficiente el uso de los recursos. Así se podrá disminuir el consumo de agua y energía, dos factores que encarecen la vida en las ciudades.

Las conexiones serán la clave

En una ciudad conectada todos los vehículos se podrán comunicar con los demás vehículos, sean del tipo que sean. Por ejemplo, para comunicarse el estado del tráfico en la zona. Por lo tanto, compartir toda clase de información será la norma. Pero las comunicaciones de los vehículos también serán con semáforos, vialidades, edificios y demás elementos. Y no solo los vehículos se podrán conectar entre sí, pues también podrían hacerlo las edificaciones para compartir recursos, por ejemplo.

Otra idea que podría suceder en una ciudad conectada es que las luces de las calles se puedan apagar cuando nadie circule por ellas. O cuando menos, que se pueda disminuir su iluminación, sobre todo en las horas nocturnas en que son menos transitadas. Una idea más es que los jardines podrían regarse de forma automática cada que los sensores detecten bajo nivel de humedad. Así se disminuiría el consumo de agua, sobre todo en parques públicos, donde el riego de los jardínes deja mucho que desear.

El mayor reto es la estandarización

Ahora bien, el gran reto para conformar una ciudad conectada es la estandarización. Algunos ejemplos: todas las farolas del alumbrado público deberían ser iguales, todos los semáforos deberían tener los mismos sensores, todos los vehículos deberían incorporar los mismos sistemas, o al menos que fuesen compatibles entre ellos, pues de otra manera las cosas no podrían comunicarse entre sí.

En fin, el hecho de tener toda una ciudad con sensores y cámaras, que permitan a los elementos que la conforman interactuar entre sí, es todavía una utopía. Pero la tendencia va en dicha dirección, porque tener todo conectado y medido permitirá, en teoría, ser muy eficientes en el uso de cualquier recurso, y eso es algo a lo que estaremos obligados en un par de décadas, debido a la sobrepoblación citadina.

Más información:

About the Author

Olmo Axayacatl
Me gusta leer y escribir sobre temas diversos.