Los autos de las ciudades pasan la mayor parte de su vida útil estacionados

autos-estacionados

Comprar un auto es para mucho sinónimo de estatus. Para otros representa una necesidad de primera mano. Sin embargo, basándonos en datos fríos es fácil darse cuenta que no se le saca demasiado provecho a un coche. La realidad es que la mayor parte del día los vehículos se la pasan estacionados, hablando de forma general.

Comprar un vehículo para estacionarlo

Tener cifras exactas sobre cuanto tiempo al día pasa estacionado un vehículo no es posible. Pero existe información confiable que nos ayuda a comprender la situación. Y lo importante es que los datos son más o menos parecidos entre diversos países. Claro que se trata de cifras generales, pues habrá quien use mucho su auto y quien solo lo tenga para salir los fines de semana.

¿Cuánto tiempo pasa estacionado un coche al día? En España 97%, en Estados Unidos 95%, en Reino Unido 92.3%, en Corea del Sur 92.3%. Se puede observar una tendencia de forma general. Y si se tuvieran datos de más países seguramente el porcentaje no bajaría demasiado. ¿Vale realmente la pena comprar un vehículo?

Una experiencia y una respuesta

Hace algún tiempo viví unos meses en Almería, España, y tuve la oportunidad de pagar por la tarjeta de transporte público. Gracias a ese pago mensual podía andar por todas las líneas de la ciudad cuantas veces quisiera. Para mi fue una revelación. Lo digo porque muchos años me moví en el transporte de la zona metropolitana de la Ciudad de México, y era algo que detestaba.

A que voy con esto. Creo que si existiera una buena red de transporte público menos gente pensaría en comprarse un auto, entre los que me incluyo, para aprovechar el transporte público. Esto no ocurre así en la gran parte de México, donde subirte al transporte público es toda una aventura, donde hay que estar a las vivas y encomendarse a la suerte. Y por ello prefiero la idea de comprar un vehículo propio.

Los costos de tener un auto propio

En lo personal creo que tener un coche propio está en el límite entre una inversión y un gasto. Que la balanza se incline para uno u otro lado dependerá de muchísimas cosas. Sin embargo, nadie puede dudar que mantener un vehículo es bastante costoso. De hecho, después de una década de tener un vehículo los costos por mantenimiento y combustible pueden superar el precio inicial del vehículo.

En fin, cada quien decidirá si necesita o no un vehículo, y con que propósito. La cuestión más importante es que quizá llegue un momento en el futuro donde tanto vehículo en las ciudades sea absolutamente ineficiente, por no mencionar la cantidad de contaminación emitida. ¿Será en ese momento cuando nos demos cuenta que necesitamos reenfocar el transporte en las ciudades?

Más información:

About the Author

Olmo Axayacatl
Me gusta leer y escribir sobre temas diversos.