Sin antibióticos la sociedad regresaría al mundo de hace un siglo

medicamento-daraprim

Recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado a conocer una lista de las superbacterias con mayor resistencia a los antibióticos actuales. Se trata de un primer esfuerzo que se agradece. Sin embargo, debemos apurarnos como sociedad a resolver el problema de la resistencia a antibióticos o podríamos tener grandes problemas muy pronto.

Vamos perdiendo la batalla

En las últimas décadas han aumentado en unas diez veces el número de bacterias resistentes a antibióticos. Además del número de bacterias también ha aumentado la resistencia de cada una de ellas. En el mismo lapso de tiempo apenas han salido al mercado unos pocos nuevos antibióticos. Esto quiere decir que las bacterias adquieren resistencia a un ritmo mayor al que podemos crear antibióticos.

Incluso desde que Alexander Fleming, descubridor de la penicilina, dio su discurso de recepción del Premio Nobel, ya ponía el dedo en el problema. En resumen el “padre de los antibióticos” dijo que si estos eran usados mal las bacterias pronto aprenderían a vencerlos. Y como si se tratase de una profecía, hemos llegado a ese fatídico punto.

Necesitamos los antibióticos

Los antibióticos son de esos avances de la medicina a los que estamos tan acostumbrados que los pasamos por alto. Sin ellos no serían posibles operaciones como cirugías mayores, trasplantes, quimioterapias y un largo etcétera. Oh bueno, se podrían seguir haciendo pero el número de muertes aumentaría dramáticamente, tanto que sería un volado cualquier operación.

Sin antibióticos regresaríamos a un mundo horrible, donde las personas podían morir por un simple corte o un resfriado cualquiera. Y si no hacemos algo nos estamos condenando a dicho mundo. Es tal el abuso de los antibióticos que, por ejemplo, en países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) la resistencia a ampicilina es de 53.4%, aunque cifra nada comparable con el 79.8% en países que no son de dicha organización.

La ganadería no ayuda nada

Quizá sin reparar mucho en la situación estamos brindando a las superbacterias más peligrosas del mundo un campo de entrenamiento excepcional. Lo que ocurre es que en la ganadería se utilizan una gran cantidad de antibióticos y eso es un problema enorme. Si en humanos se abusa de los antibióticos en animales de ganadería se trata de un uso verdaderamente brutal.

Y cada vez se usan más antibióticos. Se elevan las dosis, se pasa a medicamentos más fuertes. Y así sucesivamente. Todo eso es el mejor entrenamiento que las superbacterias pueden tener para desarrollar mecanismos que les permitan resistir más a los antibióticos, incluso a los de nueva generación. Estamos entrenando nuestros propios asesinos.

¿Qué estamos haciendo?

Estamos ante un problema de talla mundial, por lo que necesita soluciones globales. Sin embargo, todos los esfuerzos emprendidos hasta ahora son a nivel de cada país, sin que exista una coordinación. Por ello las pocas medidas que se han tomado han servido hasta ahora para casi nada. El problema está frente a nosotros, y cada vez se hace mayor.

Mi recomendación personal es no abusar de los antibióticos. No consumir ninguno antes de consultar con un médico. Y seguir las indicaciones dadas en las recetas, esto es, terminar la dosis aún cuando uno se sienta mejor. La resistencia a antibióticos es un problema generado por todos, y por tanto todos debemos actuar.

Más información:

About the Author

Olmo Axayacatl
Me gusta leer y escribir sobre temas diversos.